Pan para la canasta:
Nada anticipa mejor una experiencia gastronómica que recibir al centro de la mesa una canasta con buen pan; y nada habla más de la atención a los detalles que la calidad de ese pan:
crujiente y dorado por fuera, suave y tierno por dentro.

Por eso proponemos una amplia variedad de panecitos individuales, desde mini baguettes hasta panes rústicos en miniatura, para que tus comensales sepan lo importantes que son para ti.